Un Ironman es duro, animar… también (pero menos): 20 horas de locos en Frankfurt

“Que sí, que no, que sí que no, que sí, que no… venga no”. No fui yo quien dio el paso sino la persona que soporta todas mis idioteces de triatletas la que envió a mi correo electrónico los billetes para ir a Alemania de sábado a domingo con el único objetivo de perseguir a cinco locos en el Ironman de Frankfurt. Sería un viaje express, ni 24 horas, pero era mi primer Ironman, aunque sea como supporter, y pese a los avisos, no sabía que sería tan duro…

ironman-saleta
Nacho, Álex y Tito con Saleta Castro

El sábado llegue a las 23.00h con la preocupación y los nervios de que Álex me esperaría despierto hasta que llegase. El taxista colaboró conduciendo como si se tratara del GP de F1 y estaba en el hotel pronto… Abrazos, nervios, tensión, los penaltis de la Eurocopa y a intentar dormir pese a la celebración alemana, que se divertían a bocinazos por su pase ante Italia.

Al día siguiente el resto del equipo llegaba a las 4 a la habitación y no sabían que iba, solo Álex porque dormía con él. Llama Tito a la puerta, abre y vaya careto… Por un momento pensaba que seguía sobando, y Vivas igual… Unas risas, descargar algo de tensión y a desayunar. Batidos, pavo, yogurt salado (buena compra Vivas), plátanos, vitaminas para una boda y a vestirse. A las 5 ellos quedaron en recepción ellos, donde Nacho se llevó una sorpresa al verme “aunque sabía que ibas a venir” y después yo quedé con sus familias a las 5:30 para ir hacia al Lago…

Rumbo a la natación

Tras saludar a todos nos subimos al bus rumbo al inicio del Ironman… Ambientazo. Esta gente lo monta bien. Allí nos encontramos a estos en un sitio muy habitual en esos momentos. No, no es mimando la bici antes de la batalla, es en la cola del baño. Esa mezcla del desayuno, los nervios y el acojone no da otra opción, y eso que no son agradables…. De ahí a la salida y nosotros a verla desde lo alto para  luego colocarnos en la valla de la T1…

frankfurt1Realmente impresionante ver 3.000 gorros blancos saliendo poco a poco… Esa serpiente en el agua impresiona, aunque supongo que menos que el boxeo que hay en el agua… Pasados 50 minutos comienzan a salir los pro y después los Grupos de Edad. Los élite impresionan de cerca con el traje trampa (no pudieron llevar neopreno), son auténticos armarios de fibra. No están cachas pero están muy fuertes, quizá no serían porteros de discoteca pero yo evitaría pelearme con ellos… Luego las chicas donde Saleta salió en buena posición… Ahí me voy corriendo a la salida de la bici. Calculo que tengo 10 minutos de margen para que lleguen estos, y veo salir en bici a varios pro, entre ellos a Víctor del Corral, que luego tuvo que abandonar, y a Saleta. Les pego unos gritos y flipo con las bicis que salen de la T1. Estaba avisado pero menudo escándalo.

Vuelvo donde estaban las familias y sale primero Nacho (1:02:19), luego Tito en 1:04:04 -“¿Por delante de Vivas? ¿Qué le pasará a Vivas?, Empieza su habitual pique…”-, ahora sí que llega Vivas en 1:05:28 y de inmediato Álex con 1:06:33. Isaac salió algo antes del agua pero no le vimos…

Tras esto a buscar los autobuses de vuelta a Frankfurt mientras iban saliendo los triatletas… Al llevar la bandera de España alguno gritó “Vamos España” con voz de nacional pero no falto el “Viamuus Ispaniaaaa” del que ha pasado las mejores vacaciones de su vida en Mallorca, dejó allí su primer amor de juventud y ha aprendido las tres frases típicas para sobrevivir en Magaluf.

alex-frankfurtA las 9:45 estábamos en el hotel, llevábamos casi 6 horas despiertos y el día solo había empezado. El grupo familiar se divide y quedo a las 10:15 con Marta, la novia de Vivas, para ir a un punto del recorrido de la ciudad por el que tenían que pasar para empezar la segunda vuelta del sector ciclista. A priori les pillábamos así que nos dirigimos hacia allí y nos encontramos con los padres de Álex… Intentábamos seguir con livetracker cómo iban pero funcionaba regular. Os podéis imaginar lo que se le pasa por la cabeza a una madre cuando no se actualiza la situación de su niño en 45 minutos y luego actualiza dos tramos del tirón. De la preocupación por si el Ironman devoraba a su hijo a la tristeza al descubrir que no le vería hasta que empezara a correr… Pese a todo, no verles eran buenas noticias.

Mientras vemos y animamos a ciclistas nos decidimos a sentarnos en una terraza. El buen tiempo (nublado y 20 grados) era una gozada tras salir de Madrid con alerta por calor pero la ley de Murphy nos castigó. “¿Vuestros hijos, novio y amigos sufriendo en la bici y os vais a tomar una cerveza de terraceo?” pareció pensar. Nada mas pedir tres cervecitas, una cocacola y un tortilla gigante empieza a diluviar así que nos ponemos bajo una cornisa y ahí esperamos a que pasen…

Transiciones… y a correr

En esas, cuando llevan 6:21:02 de carrera, pasa Nacho. Yo me había fijado en la BH, el padre de Álex en el casco rosa fluor “hortera” y Marta dice, “¿ese no es Nacho?”. Mezclado todas las pistas la respuesta era sí… “Vamos Nachoooooooo”, es lo que acertamos a gritar cuando ya ni se le veía. Como referencia sabemos que el resto llegan 15 minutos después mas o menos así que a terminar de comer y estar atentos. Clavamos el tiempo y a las 6:34:46 de carrera aparecen Tito y Vivas a la par -pacto de no agresión- que llegan sonrientes… Poco después llega Álex 6:41:04. Brutales…  Toca la maratón que es donde más tiempo se les podría ver.

kienle-frankfurtNos dirigimos al río en el que transcurría la carrera, cuatro vueltas con 5 kilómetros en cada vuelta a cada orilla del río nos daba la oportunidad de verles al menos dos veces por vuelta. Mientras nos dirigíamos hacia ese punto veo pasar a Sebastián Kienle… ¡Qué manera de correr! Alto, estilizado, corriendo de forma elegante cuando afrontaba su última vuelta (ganó el Ironam con 7:53:42). Brutal. Ahora vamos a ver los mortales.

Cambiamos de orilla para verles y justo al cruzar vemos a Vivas corriendo a la orilla del rió y mientras nosotros aun no hemos cruzado el puente. Corremos por arriba buscando un hueco que nos permita bajar mientras le animamos a voces… Encuentro ese hueco, bajo por el césped y paso 20 metros con él… “Voy jodido de las rodillas”, se me bloquean me dice. Malo cuando aún faltan casi 35 kilómetros para terminar el Ironman… Le animo un poco y voy hacia atrás donde tiene que llegar Álex pero antes pasa Saleta que está corriendo como una bestia… Siempre se ha portado muy bien con este blog así que le grito como si fuera una amiga de toda la vida, medio sonríe y sigue a lo suyo. Ahora pasa Álex… “Esto es durillo” me dice. Me río, “¿pero sabías a lo que venías no?”.

Cruzamos de orilla para verles de nuevo y ahora aparece Tito, va muy fuerte. “Voy muy bien tío, ¿cómo van estos? ¿Todos bien? ¿Todos en carrera?”, hablamos 30 metros y ahí le anima su familia… Yo me vuelvo esperando a Vivas y Álex. Pasan los dos, Vivas sigue con problemas pero no para, Marta le persigue para animarle y no acaba en el río de milagro, sobrevive. Álex me dice que está clavando los tiempos esperados… Todo va de lujo. Entre ellos vuelve a aparecer Saleta Castro… “¡VAMOSSSSSS!”

De nuevo al otro lado del río… a esperarles. Tras verles de nuevo me quedo solo… Quiero ver a Nacho al que aún no he visto así que les digo que me quedo en ese lado. Cuando pasa ni me mira, ni me saluda, ni abre la boca pero me lo habían avisado. En carrera es meticuloso, se concentra y se abstrae pero pensé que habría cierto punto de exageración, no lo hay… jajja. Luego pasa Tito, va como un tiro aunque cansadete, y luego Vivas, que cada vez está mas dolido con las rodillas y tiene que parar a ratos y seguir corriendo, pero lo va a sacar, hombre que si lo saca. Luego ‘el nene’ que insiste en la dureza de la prueba mientras no baja el ritmo un ápice…

A tope, durillo y sin rodillas

tito-familiaEn ese momento, cerca de las 15.30h me tomo mis barritas en forma de Currywurst. No está muy bueno pero ya tenía hambre y descanso un rato cuando veo a Isaac pasar con su hijo… De nuevo espero a verles pasar. Último paso de Saleta que se va para meta y último de Nacho, corro con él 15 metros y me choca la mano, soy afortunado, le he humanizado, un pequeño triunfo para la humanidad, uno grande para mi… 😉 ¡Qué tío más grande! Decido a andar en dirección contraria a la carrera hasta que me cruce con Tito, paseo bastante tiempo pero me lo encuentro. Va como una moto “si mantengo a algo menos de 5 el km bajo de las 10 horas”, me dice y me pongo a su lado. Charlamos un rato, va disfrutando, está eufórico y podría asegurar que no le dolía nada en ese momento. Bendita adrenalina… No creo que hiciera más de kilómetro y medio a su lado pero paro, “me voy con estos que están más jodidos y a este ritmo me matas. Dale duro”. En ese momento no tengo dudas de que lo consigue, será sub 10.

Vuelvo a andar contra carrera esperando a Vivas y Álex. Avanzo bastante y me siento en un banco a esperarles porque ya me tenía que cruzar el río. Aparece Vivas, me pongo a su lado, va muy bien de forma si no fuera porque las rodillas juegan. Me cuenta bien lo que le ha pasado y corremos juntos. Anda 10 metros y vuelve a correr pero este triunfo no se lo va a quitar nadie. “Si no fuera por las rodillas… Yo no sé si tantos cambios en la bici”, se lamenta pero intento quitarle esa idea de la cabeza. “Tu primer Ironman, de todo se aprende, y te vas a cascar un sub 11, eso no te lo quita nadie” le digo mientras él me da otro recado. “Dile al nene que viene por detrás a 300 metros que acelere que no sé por qué coño no me coge, que es un reservón, y entramos juntos a meta”, me dice. Me doy media vuelta y voy a por Álex.

vivasAndo un rato, le cojo y va hasta las narices. “Eso es muy duro, muy duro, el año que viene te toca a ti pero yo no creo que haga un Ironman nunca más”, me dice. Me río, le digo que si en ese momento le apeteciera hacer otro estaría bastante loco, corro con él hasta el puente que cruza a la meta, otros kilometritos para mi. “Dice Vivas que corras, que no seas vago y que le cojas” pero la respuesta de Álex contiene demasiados insultos para reproducirla… No le queda nada y me voy para la meta.

Tito y Nacho ya han llegado, están en la ducha y no he podio ver su llegada así que me peleo, saco los codos como buen español, me hago sitio, y consigo primera línea en la valla que va a meta para seguir a los dos que quedan… Enciendo la GoPro y grabo a todos los que van llegando. Es emocionante, muy emocionante, se me saltan las lágrimas. Caras de sufrimiento, alegría, satisfacción, hombres de hierro llorando a moco tendido, otros impasibles, otros chocando las manos con todos los aficionados. Tiene que ser un momento indescriptible. No es solo el Ironman, son los seis o siete meses de entrenamientos… y ese es el premio.

“You are an Ironman”

Llega Vivas que coge una bandera de España… Grito, estoy feliz por él, le alargo la mano y choca camino a meta. Le quedan 50 metros… Tras él Álex, también bandera en mano, no se si la besa a se quita el sudor pero avanza a meta. Su familia le anima, yo le grito mientras pasa delante de mi y tras unos segundos escucho a los lejos, “Suañezzzzz… You are an Ironman”. Me acerco a la zona para deportistas y hablo con ellos. Álex se queja de lo duro que es y dice que no hará más mientras Vivas le dice que no pienses en eso ahora, que disfrute y le arranca una sonrisa. Yo desde el otro lado de la verja les abrazo como puedo, les felicito, y me voy  a toda prisa al aeropuerto porque pierdo el vuelo de vuelta. Antes me encuentro a Nacho que tiene la tripa del revés, y aún así ha hecho tiempazo… Acabará en Kona.

En las crónicas de los medios especializados solo leeréis que Eneko Llanos terminó tercero y Saleta Castro sexta (otra gran alegría) pero nada dirán de que hubo cinco amigos de los que tres se estrenaban en la distancia que lograron tres tiempos sub10 y dos sub11. Una pasada. Son Ironman y son superhombres, pero sobre todo son cojonudos. Son mis amigos.

PD: Si quieres animar en una carrera Ironman poneos en forma: el GPS marcó que hice 23 kilómetros. Solo me quedan 226 para escuchar el anisado ‘You are an Ironman’.

4 comentarios sobre “Un Ironman es duro, animar… también (pero menos): 20 horas de locos en Frankfurt

  • el 5 julio, 2016 a las 10:20
    Permalink

    Que cabrón bolly!!! me has hecho llorar en la oficina. pedazo de articulo, gran periodista y el mejor amigo que este grupo de 5 locos nos podíamos haber echado. Cuando apareció llevábamos 2 días hablando de la pena que nos daba que no estuviera. y va, y aparece.
    estuvo toda la carrera de un lado a otro sin parar ayudándonos a todos. Y claro, como íbamos a permitir que nuestro amigo se fuera de allí sin vernos entrar en sub 11 después del esfuerzo que el había hecho.

    eres el mejor Bolly!!

    Respuesta
    • el 5 julio, 2016 a las 19:07
      Permalink

      Bolly ,pedazo de cabron,se te quiere,yo no soy de llorar pero joputa,casi lo consigues …
      Vivas.

      Respuesta
  • el 5 julio, 2016 a las 20:05
    Permalink

    Bolly como te agradezco la ayuda y el apoyo que ha recibido mi hijo y todos los demás. Esto es un amigo y lo demás es tontería. Además nos tenias al corriente de cómo iban casi en todo momento. También es tuyo el mérito. Gracias por el artículo.
    VIVA POR EL ANIMADOR??y también para ti ???YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL

    Respuesta
  • el 5 julio, 2016 a las 22:47
    Permalink

    tuve el mejor compi para disfrutar de esta locura sin acabar loca! cuantas veces me hubiera cruzado de orilla para poder verles si hubiera estado sola…( en una de esas caía al río fijo) gracias a ti y al soporte de tu novia( se merece un premio) teniamos referencias para pillarles!!! he flipao contigo y con la abuela de tito… esto es amor e ilusión!!! y si q es duro animar.. yo acabe con agujetas y y el resto afonicas..

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *