El running clandestino de Dabiz Muñoz vuelve a conquistar Madrid

Correr de noche, cuando en las calles queda poca gente y  están poco iluminadas, puede considerarse un acto de rebeldía. También comenzar desde una pista de karts donde los motores de los pequeños monoplazas han dejado de rugir y en su lugar cientos de runners, religiosamente uniformados de negro, se preparan para convertirse en corredores clandestinos a la estela del siempre rebelde Dabiz Muñoz.

El otoño y el ritmo frenético del día a día ha llegado pero desafiando al sueño, al cansancio físico tras semanas de entrenamientos y a la oscuridad, Dabiz Muñoz, chef de Diverxo se dio cita con cientos de runners en una nueva quedada de Nike Running para afrontar uno de sus últimos entrenamientos de cara a la Maratón de Chicago, donde afronta el exigente reto de bajar de las 3 horas.

Si te cuesta asimilar el plan de Dabiz Muñoz, uno de los rostros más reconocidos de Nike, imagínate ponerte a intentarlo. Se trata de correr por Chicago, ahí hay una buena motivación, a un ritmo de 4:16 minutos por kilómetro durante 42,195 kilómetros. Según tu nivel podrías ni intentarlo, aguantar unos kilómetros o pelear esas tres horas, pero el plan no es sencillo, prueba si quieres. La gloria en el Maratón no se regala.

Así que en busca de esa motivación extra cientos de runners se calzaron las zapatillas para  salir a quemar el asfalto madrileño con Dabiz Muñoz. Diferentes distancias (5K, 10K, 15K, 20K o 25K) y diferentes ritmos (4:30”, 5′, 5:30, 6′ y 6:30”) en un entrenamiento para todos los públicos con una energía y buen rollo brutal. Y mientras Dabiz Muñoz se preparaba, comenzamos a subir las pulsaciones al ritmo de la música junto a los pacers y el equipo de Nike, que animaban la fiesta.

Finalmente cayeron 10 kilómetros a 5′ el kilómetro, que no todos queremos bajar de tres horas en Maratón, y dejamos a Dabiz con su entrenamiento y deseándole lo mejor para la Maratón de Chicago. Al final, objetivo cumplido: hoy nos duelen las piernas y tenemos sueño. Si eso es ser un auténtico runner clandestino, lo somos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *