Regalos personalizados para regalar a un triatleta en Reyes

Llegan los Reyes Magos de Oriente y con ellos el quebradero de cabeza para nuestros familiares que no saben qué pedirles a sus Majestades para tenernos contentos. Correr, montar en bici o hacer triatlón es una suerte a la hora de ser regalados porque siempre queremos o necesitamos algo pero tiene un hándicap y es que, por norma general, los regalos son caros. Pese a todo, podemos tirar de imaginación y decidirnos por regalos personalizados que seguro que no se espera.

Las zapatillas de correr cuestan una pasta, una bici ni te cuento, si te apetecen unas nuevas ruedas olvídate y un neopreno para nadar se nos va a las tres cifras así que hemos pensado en cinco regalos personalizados originales que te pueden sacar de un apuro por menos de 30 euros.

– Una camiseta personalizada: A estas alturas todos tenemos pensadas las próximas carreras y ya sabéis que el postureo nos gusta. Una camiseta técnica mola, pero si a esa camiseta le serigrafías el nombre del triatleta, la carrera que vas a hacer y le incluyes su cuenta de Twitter o Instagram en la que va colgando todas sus batallitas ya lo bordas. O la carrera y su mejor marca del año… En este sentido tienes buenas opciones.

– Portadorsal: Necesarios en el triatlón y cada vez más utilizados en carreras. Son baratitos y te ahorran los incómodos imperdibles en la camiseta. Hay empresas que te los personalizan pero tienes que pedir ciertas unidades así que si eres un poco mañoso o quizá en una tienda de serigrafía como a la que llevamos la camiseta te puedan poner o bordar el nombre y una bandera.

Relacionado: Doce deseos de un triatleta ‘globero’ para 2017

– Medallero: No hace falta que vayas a buscarlo a una tienda, aunque los haya. Compra un marco de fotos con bordes de madera de tamaño A4 (al menos), busca una foto del deportista durante una carrera, con cara de sufrimiento o entrando en meta a poder ser, y coloca unas alcayatas en los laterales en donde poder colgar unas medallas.

– Curso de cocina deportiva. Muchos deportistas aprovechando que hacen (hacemos) mucho deporte no cuidamos mucho la alimentación por dos razones: el pensamiento de que “con el deporte que hago todo lo quemo” y que muchas veces no pasamos de la ‘pasta con lo que haya por la nevera’ y el huevo frito. Un curso de cocina saludable o deportiva puede ser una buena opción y si se te va de precio puedes prepararle un cuaderno de recetas sencillas y caseras para que comience a cuidarse.

– Vale por 30 euros: “Querido triatleta, estoy hasta las narices de que tengas todo y lo que no tienes tenga dos o tres ceros. Aquí tienes mi colaboración para que te compres lo que te de la gana”. Sí, entre los regalos personalizados no es el más original pero, aunque creas que no, siempre ayuda. No tiene las connotaciones sentimentales de los anteriores pero… “poderoso caballero es don dinero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *