Ironman de Lanzarote… allá vamos (porque no voy solo)

No hay marcha atrás. Estoy dentro del Ironman de Lanzarote. Ha sido mucho tiempo diciéndolo, bromeando con el objetivo, aguantando risas de los incrédulos, abrazando los ánimos de los más optimistas y espantando temores que uno mismo tiene y por fin me veo de pleno derecho en esa línea de salida que estará en Playa del Carmen el próximo 20 de mayo. ¿Miedo? No. ¿Respeto? Mucho. ¿Motivación? Infinita. ¿En resumen? Acojonado pero vamos a por ello.

Como dice un programa de televisión, «no es lo mismo contarlo que vivirlo vamos a vivir 21 días….». Esto no han sido ni serán 21 días, se puede decir que desde después de verano cuando empecé a preparar el Pure Triathlon a las órdenes del gran Pablo Dapena comenzaba a aclimatar mi cuerpo a la paliza que vendría después y que ahora voy asimilando, aunque lo peor para conseguir el Ironman de Lanzarote esté por venir.

Son muchas horas semanales entrenando, madrugando mucho para ir a la piscina a nadar o hacer una sesión de rodillo en el gimnasio sin molestar a esos maravillosos vecinos que suben en bata a casa protestando por «ese sonido que parece que va a explotar algo». Muchas noches llegando a casa a las 11 después de correr sabiendo que en apenas 8 horas estaría de nuevo en la piscina y sacando (no mucho la verdad), esos 20 minutillos para trabajar esos abdominales que Dios no me dio. Y todo esto restando tiempo al ocio, a la familia, a los amigos, a las labores de la casa, a las obligaciones y aunque intento llegar a todo, sabiendo que no lo hago, a donde no alcanzo  me ayuda ella a llegar para que conquiste esta locura.

Suena duro y lo es pero también tremendamente motivador y gratificante. Cuando nado y no tengo series, menudo infierno y sensación de ahogo, es mi momento de pensar y a menudo me veo sonriendo sabiendo que estoy entrenando para cumplir el sueño de pelear en el Ironman de Lanzarote, y lo que es mejor, saber que lo estoy haciendo con vuestra ayuda. Sí, de muchos de vosotros que leéis esto y que que de una u otra manera me ayudáis a llegar a la prueba con las pilas cargadas hasta arriba. Unos con un comentario en una noticia del blog, otros con el ‘me gusta’ en RRSS y un comentario que alegra el día,  otros comprándome unos décimos de lotería con un número mágico (20.517: el día) y por lo que la diosa fortuna nos premió con 100 euritos. GRACIAS

Si hay suerte y justicia y se cumple lo que todos esperamos, cruzaré la línea de meta en playa del Carmen y no lo haré solo, de eso no hay duda. Todos y cada uno de vosotros estaréis conmigo tras sufrir y disfrutar de una u otra manera de este viaje, y seremos finishers. queda mucho por trabajar… desde aquí os lo contaré.

Foto Portada: Diego Santamaría / Ironman

3 comentarios sobre “Ironman de Lanzarote… allá vamos (porque no voy solo)

  • el 3 febrero, 2017 a las 9:38
    Permalink

    No me cabe la menor duda de que serás finisher en Lanzarote… y todos tus «otros» estarán a lo largo del camino empujando cuando los necesites! Estás viviendo en tu piel que el Ironman no se hace en un máximo de 17 horas, sino que se vive durante muchos meses. Como tantos me han contado emocionados en la línea de salida en esa playa, estar allí es el premio por todo lo peleado hasta ese momento. Así que ya sabes, disfruta a cada paso, porque como dice cierto libro que conoces muy bien, «el ironman es como la vida y la vida es como un ironman». Un besazo, crack!!

    Respuesta
  • el 7 febrero, 2017 a las 20:25
    Permalink

    Vamossss Bollycious!!

    Espero que también vaya un buen equipo de cámara para que los que no podamos ir te veamos.

    Ya sabes, si la cosa se pone fea…

    ¡Ronda de chupitos!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *