Seis centímetros que pueden cambiar tu bici y darte vatios extra

Seis centímetros marcan la diferencia. Os dirán que el tamaño no importa, que lo mismo da más que menos si se sabe utilizar bien, que nos os preocupéis… mentira. Yo no sé en qué estaréis pensando vosotros, pero yo me refiero a las medidas de la bici.  ¡Mal pensados! Frodeno ya nos dijo recientemente en uno de sus consejos de cara a un Ironman que lo consideraba imprescindible.

Seis centímetros han supuesto que mi posición en la bicicleta pasara de llamar la atención (para mal) a un experto en biomecánica a lograr una posición cómoda con la que optimizo todo mi esfuerzo. Si una cosa me quedó clara en mi visita a Yeyo Corral, responsable de Macrociclo,  es que una correcta posición repercute, lógicamente, en la comodidad y al ir más cómodo podremos ir más tiempo sobre la bici desarrollando más potencia. Suena realmente lógico, y también simple, pero hasta que no llevas esa correcta postura no te das cuenta de lo mal que ibas.

Yeyo se dio cuenta nada más verme que esa bici iba mal ajustada. “La llevas grande. Es una talla perfecta para ti, pero la llevas grande”. La primera en la frente y aún llevaba el abrigo puesto. En mi descarga he de decir que la había comprado la semana anterior y que prácticamente había heredado las medidas del vendedor que, visto lo visto, debía tener las piernas más largas que yo.

Tras ponerme la ropa de ciclismo me hizo pedalear unos minutos y me dijo: “Debes llevar un ángulo de flexión de piernas de 155 y de tobillo de X (no me acuerdo de esta cifra), pero ahora con el sistema lo veremos con exactitud, a ver si me equivoco”. Estaba flipando, pero empezaba a darme cuenta de que estaba en el sitio adecuado en el momento adecuado. Bici nueva, a algo más de 100 días del Ironman y con un experto en biomecánica como Yeyo, que asesora a algunos de los equipos UCI Pro Tour más potentes. De ahí estaba seguro que saldría con un pedaleo muy diferente.

Yeyo Corral comenzó a ponerme sensores en las zonas claves del cuerpo que serían captados por las cuatro cámaras que me grababan desde cada esquina de la habitación y que permitirían analizar mi pedalada en 360 grados. Pero antes… las calas de las zapatillas. Para mi sorpresa estaban casi, casi bien puestas, una un pelín más adelantada que la otra pero para haberlas puesto a ojo y donde yo creía que iban, no está nada mal.

Y luego, a pedalear. En una pantalla iba viendo un esqueleto (el mío) pedalear de una manera bastante graciosa y se iban grabando vídeos de unos segundos para ver la candencia, técnica de pedaleo y ángulos óptimos. Por si teníais alguna duda, la predicción de Yeyo sobre los ángulos de pedaleo fue… cierta, o si se tratará de un examen sería un 9. Falló en dos grados pero fue benévolo, porque iba aún peor de lo que pronosticó.

Fueron varios momentos pedaleando en el análisis biomecánico, momentos de examinar mi técnica en una pantalla, de tratar de mejorar mi postura. Acabamos bajando el sillín poco a poco tras varias grabaciones 4 centímetros y retrasándolo dos, con el consejo de que cuando ponga acoples para el Ironman lo adelante un centímetro para ir más cómodo. Las imágenes lo dicen todo, en una foto parezco no llegar al pedal en su fase más baja y en la otra tengo una postura de ciclista. Sí, parece que no soy un globero.

Analisis biomecanico de la bici
A la izquierda la postura inicial y a la derecha la final sobre la bici.

Tras el análisis, Yeyo Corral me estuvo contando: había estado con el Barhain Merida recientemente haciendo lo mismo que había hecho conmigo. Ellos llevaban bien el sillín, como era de esperar, pero a esos niveles un centímetro, el tamaño de la biela o algo en lo que no hubiera pensado nunca como el grosor de la suela de la zapatilla puede variar la potencia sobre la bici y con ello desperdiciar unos vatios de más que pueden marcar la diferencia.

Y aquí estoy, deseando que deje de llover de una vez para poder pedalear en la calle y dejar de hacerlo en el rodillo. Por el momento me veo bien, cómodo y con muchas ganas. Cada vez queda menos para el 20 de mayo y unas buenas manos me han puesto en la postura correcta sobre la bici.

Si os interesa realizar un I+D Cycling sobre la bici poneos en contacto con Yeyo Corral, decid que vais de parte de ‘Voy a ser un Ironman’ y seguro que os trata de maravilla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *