Visita al fisio y cuatro buenos consejos para no lesionarte

fisio

Cinco días después de lesionarme en la San Silvestre he ido al fisio. La verdad es que desde antes de la carrera ya pensaba en llamarle para que me descargara las piernas que las tenía a punto de reventar y, mala suerte la mía, llegué tarde. Me rompí antes de la descarga de piernas así que tocó parón.

Voy al fisio con Belén, hermana de uno de mis mejores amigos y de total confianza para mi. Además de fisio es amiga y no escatima en cuidados ni tiempo. un lujazo la verdad. Ya me dejó perfecto tras el triatlón del verano en el que me quedé tieso, y ahora la intención era la misma. Os la recomiendo a todos.

Iba con miedo porque la Maratón de Sevilla está a la vuelta de la esquina y no me puedo permitir el lujo de estar parado sin entrenar. Nada más llegar la primera buena noticia, no parecía una rotura muscular, eso sí, tenía las piernas cargadísimas. El dolor en el isquio era una contractura o una sobrecarga que había que tratar…

Comenzó el masaje y… joder cómo duele. Qué equivocados estamos con el término masaje. Quizá sería mas adecuado tortura, o paliza, pero todo es por un buen fin. Durante el tratamiento Belén me contó algunos de los fallos que podía estar cometiendo durante el entrenamiento y que podrían llevarme a romperme…

Hay que ir al fisio. Hay un punto de inflexión en cualquier persona y es ese día en el que dejas de salir a correr para salir a entrenar. Ese día en el que la actividad física se hace recurrente , tienes un plan de entrenamientos e intensificas tu preparación es bueno acudir al fisio cada dos semanas aproximadamente, cada tres como mucho. Estirar a veces no es suficiente y es necesaria una ayuda extra para que las piernas estén a punto.

Beber agua es fundamental. Ya sé que es algo lógico y que no solo para los deportistas pero muchas veces se nos olvida. El cuerpo tiene que estar hidratado y los músculos necesitan agua para estar en perfectas condiciones, cuantos más secos estén más fácil es que se rompan. Dos litros de agua son imprescindibles.

Conoce tu cuerpo. La pisada es básica. Yo no piso bien sino casi lo contrario, piso muy muy mal. Soy supinador, pero supinador extremo. Eso significa que en la pisada utilizo en exceso la parte exterior del pie lo que repercute luego en otras partes del cuerpo como las rodillas. Tenía bastante inflamado el musculo popliteo y eso se arregla con plantillas. Sí, otro médico al que visitar y no es barato, eso es una sangría.

Y por supuesto estirar. Básico. Para muchos corredores, entre ellos el que escribe, es peor los 15 minutos obligados de estiramientos que hacer 18 kilómetros y se hacen rápido y mal (en el mejor de los casos) porque hay días que vas con prisa, cansado, pereza… hay que estirar SIEMPRE.

Tras casi una hora y media de tratamiento, y un bonito kinesio taping en el isquio, esas tiras de colores tan de moda entre los famosos, me marcho a casa. Cinco días de reposo y el fin de semana tengo que salir a trotar…

Espero que todo vaya bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *