Por qué no somos Gómez Noya y qué debemos hacer para parecernos

Muchas veces cuando vemos las carreras ITU o de media o larga distancia nos preguntamos cómo podrán correr como lo hacen. Velocidades de vértigo, extenuación, sacar fuerzas de flaqueza y compromiso extremo que les lleva a la línea de meta con la fuerza necesaria para sacar un puntito donde parece que no lo hay. Javi Gómez Noya ha dejado unos tips para poner en práctica en carrera. ¿Por qué no me parezco ni de lejos al campeón gallego? Aquí van mis contra-consejos (que aconsejo no seguir) y la recomendación del gallego. Eso sí, a los dos nos gusta la pizza, mucho me temo que eso no supone mucha mejora en carrera…

1. Solo quiero vender la bici cuando estoy terminado

Si señores, cuando estoy cerca de terminar la bici, lo único que quiero es ponerla a la venta en Wallapop y no verla más. Dolor de culo, de piernas, cansancio y encima, ENCIMAAAA, aún nos queda la carrera a pie. Gómez Noya recomienda en la web de ON, su patrocinador de zapatillas, justo justo lo contrario. Por supuesto ni se plantea ponerla a la venta sino que además, recomienda comenzar a visualizar la carrera a pie en esos últimos kilómetros y si puedes, “estirar durante el último kilómetro más o menos del circuito en bici”.

¿Estirar? Noya es un superheroe y yo un tirado que se estira sobre la bici para cambiar de posición y que comienza a correr sin notar las piernas… Me apunto el consejo, intentaré ponerlo en práctica.

2. Entreno específico para la carrera

Mira, aquí tengo un poquito de Gómez Noya. Mis grandes objetivos son dos o tres carreras al año, todas de media o larga distancia y entreno para ello. El mister me manda los plannings orientado a eso y otra cosa es que yo muyyy de vez en cuando (espero que no lo lea) los customice. Gómez Noya asegura que “distancias más largas no quiere decir más duras. A veces, lo más corto es más duro ya que es intenso y rápido”, y en eso nos parecemos. Sufro muuuucho con el corazón en la boca y sintiendo que el mareo está cerca de llegar así que a mi dame mejor un medio Ironman que un supersprint.

3. Si voy a ir lento… ¿Por qué entreno rápido?

Eso es lo que yo pienso, si no voy a poder ir en un maratón a 4:20, ¿para qué hago entrenos a 4:10-4:20? Mi entrenador lo pone y yo lo hago (estos no lo customizo) y Gómez Noya asegura que “tienes que darlo todo en el entrenamiento. Es fácil: si quieres correr rápido tienes que entrenar rápido”. A ver quien no se deja el alma en esas series tan ricas de invierno tras estas palabras.

4. ¿Qué demonios hago yo aquí?

Primer y habitual pensamiento cuando te lanzas al agua en un triatlón con otros 2.000 tarados. Pero quién me mandaría a mi en esa boda preparar el reto del triatlón… Pues sí, todo eso son pensamientos positivos y según Gómez Noya es de lo que tenemos que huir. El campeón gallego asegura que “el triatlón es un juego mental” y que “el cuerpo está cansado y te dice que quiere parar”.

Ahí es donde yo, Alberto o @ironbolly decide que el cuerpo es sabio y empiezas a hacer un trote cochinero o el famoso caminar-correr, mientras que Gómez Noya, que para eso tiene 8 mundiales mientras que yo colecciono medallas por quedar en el 1.354 puesto, dice que “puedes derrotar las voces interiores, darte cuenta de que tienes otra velocidad y recordarte que la competición provoca sufrimiento”. A mi esa voz interior aún no me ha hablado pero él lo tiene claro: “Tienes que decirte que eres más fuerte que los otros competidores y expulsar la negatividad”.

5. Si para lo que me queda… qué más da bajar el ritmo

Eso es lo que piensas cuando tras 5 horas o 12 o 13  de carrera vez que te quedan 2 kilómetros y mejorar esa marca no es tu objetivo… Javi, al contrario, y por eso es uno de sus puntos fuertes, no se olvida del sprint final. El gallego utiliza la línea de meta como “un impulso extra”. “Nadie está fresco en este punto, así que a veces, es el que es más fuerte mentalmente el que consigue ganar”, asegura Gómez Noya.

6. ¡Me como un buey!

Pero vamos, que en carrera y harto de geles hasta pararía en una tasca a por un bocadillito. El consejo de Javi Gómez Noya es que “en lo que se refiere a los alimentos, escucha a tu cuerpo”. Seguro que él es más inteligente que yo porque como escuche a mi cuerpo no sé si mi cuerpo sería capaz después de subirse a la bici. Intento cuidarme antes de la carrera pero después, el recovery de meta es como el típico buffet libre ese día de resaca…

Gómez Noya recomienda antes de la carrera “arroz, huevos y dulces” mientras que para después de la carrera se permite el típico capricho que yo me doy cada semana: una pizza. ¡Eso que tenemos en común!

Recientemente teníamos unos consejos de Frodeno, aquí tenemos los consejos del campeón gallego, no será por teoría así que ahora solo queda ponerlos en práctica y tenerlos muy en cuenta en carrera. Yo, salvando las insalvables distancias lo haré para ser cada día un poquito mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *