Cinco claves para perder el miedo a nadar en el mar

En verano es complicado entrenar. La vida familiar, el descanso o el desconocimiento del lugar hacen que muchas veces salir a correr o coger la bicicleta sea una odisea. Horas muertas en la sombrilla ante la playa son momentos en los que podríamos aprovechar nadar en el mar y quitarnos los temores.

Mientras tu novia, mujer, hijos o amigos se dan a la lectura, a ponerse como cangrejos o, por qué no, a la cerveza, tu puedes mejorar esa disciplina que tanto respeto te da. Es el momento de dejar de chapotear y ponerte a nadar en el mar como es debido.

1. Acostúmbrate al mar

Cuántas veces hemos nadado tan a gusto en la piscina y al llegar a una prueba se nos da fatal. No tenemos referencias, bajo el agua no se ve, hay olas y tu natación esta muy lejos de seguir una línea recta. Aprovecha el mar, aléjate 25 metros y a partir de ese momento nada paralelo a la playa. Trata de ir recto y disfrutar de la natación. Toma referencias como edificios, algún barco que se encuentre fondeado o incluso el sol y trata de mantener el rumbo.

2. Mejora tu estilo

Aprovecha las brazadas y cuida tu posición en el agua. Verás cómo las corrientes o las olas pueden dificultar tu estilo pero también en el mar hay mayor flotabilidad por la sal. Es importante realizar una buena brazada subacuática, que los brazos estén en movimiento y uno siempre propulsando y nada lo más estirado posible. Aprende a seguir las corrientes a favor para nadar con amplitud y dejarte llevar por las olas sin a penas esfuerzo. Es como hacer surf.

3. Controla la respiración

Cuantas menos veces respires, más rápido vas a nadar, pero menos vas a aguantar nadando. Intenta respirar por ambos lados y no sólo por uno, quizá un día con oleaje no puedas respirar por tu lado habitual y tendrás que estar preparado para tener alternativas.

4. Ten precaución

Intenta ‘engañar’ a algún compañeros para nadar en el mar juntos, siempre será más llevadero y no te verás tan solo entre tanta agua. Si te da miedo que te puedan pasar por encima o cansarte hay bolsas estanca para llevar algunos objetos o poder ayudarte si estas cansado. La opción ‘low-cost’ es atarte una cuerda con una pelota de playa a la cintura, menos pro pero igual de efectivo.

5.  No te obsesiones

Es verano, diviértete. No te fijes en los tiempos ni en bajar las marcas sino en poner en práctica lo entrenado en la piscina durante el año y a adaptarte a nadar en el mar. Se trata de perder el miedo, mejorar sobre las olas y acostumbrarte a las sensaciones. Lo mejor de los 45 minutos de natación será… la cervecita de después.

Un comentario sobre “Cinco claves para perder el miedo a nadar en el mar

  • el 15 febrero, 2017 a las 13:02
    Permalink

    Quiero hacerlo en el mar..pero terror le tengo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *