Cinco buenas excusas para no entrenar… y sus soluciones

Llega el frío, el mal tiempo y las ganas de no hacer nada. Sin competiciones cerca  es complicado implicarse al 100% y lo que los profesionales llaman pretemporada es una época buenísima que los globeros nos tiremos a la bartola y olvidemos entrenar. Soy un experto en excusas y también creo saber el remedio para luchar con ella. Aquí van las excusas más comunes en invierno… y sus soluciones.

1. Queda mucho para las competiciones

Situación: Muchos planeamos las carreras para la primavera. El medio Ironman de aquí, el maratón de allá, la prueba cicloturista de más allá o si te vuelves loco el Ironman. En el mejor de los casos nos quedan 4 o 5 meses para que llegue y el «tengo tiempo de sobra» ronda por nuestra mente. Por cada día de sofá, necesitarás dos para recuperar. Se pierde la forma mucho más rápido que lo que tardas en afinarte.

Solución: Busca objetivos a corto plazo: puedes entrenar para mejorar los ritmos en carreras cortas, bajar de 45′ en la San Silvestre, aumentar el ritmo sobre la bici o mejorar en la piscina. Objetivos a corto plazo que mejoren tu motivación y donde puedas ver resultados

2. Hace mucho frío o llueve

Situación: Es cierto, pero también lo es que en verano hace mucho calor. Salvo un par de meses al año nunca tenemos el tiempo perfecto. Si a esto le sumamos que aumenta la posibilidad de lluvia ya tenemos la ecuación perfecta para seguir durmiendo por la mañana y no entrenar.

Solución: Si hace mucho frió podemos abrigarnos. Mallas largas, camiseta compresora interior, cortavientos braga para el cuello, guantes y hasta el gorro. Eso sí, recuerda que te sobrará la mayoría cuando empieces a sudar. Los días de lluvia serán perfectos para que mejores en la piscina.

3. Es de noche y no hay luz

Situación: Cada día anochece antes, salir del trabajo a las 8 y salir a correr a las 9 por un parque conlleva gran riesgo para los tobillos. «Mejor me voy a quedar en casa» que aún tengo molestias de aquella lesión y en el parque y sin farolas soy carne de cañón. Sin quitarte del todo la razón para no salir a entrenar… ¿no ves ninguna alternativa?

Solución: Tienes dos opciones, salir con un gadget más, que no son pocos, y utilizar un frontal para iluminar el suelo o en lugar de trasnochar, madrugar y aprovechar las primeras luces del día. Como opción cutre, los que salís con móvil para la música la app o simplemente porque sois adictos podéis descargaros una aplicación de linterna y utilizarlos en las donas más oscuras… ¡Funciona!

4. La soledad del deportista

Situación: Es cierto que muchas veces salir a entrenar todos los días de la semana se hace complicado. Tu fuerza de voluntad de hierro no va acompañada de la de tus compañeros de fatigas y te ves entrenando más de un día solo, sin nadie que tire de ti en los días más complicados e inevitablemente, bajando el ritmo.

Solución: ¿Crees que eres el único? Hay muchos clubes de running y triatlón populares para no entrar solo… Muchos de los que serán tus compañeros tendrán objetivos similares y no es lo mismo entrenar unas cuestas o unas series solo que ‘picao’ con compañeros.

5. Me da pereza

Situación: Para que poner excusas basándose en razones objetivas como las anteriores… Simplemente después de un año largo, y con lío de curro, problemas y demás puede no apetecer, da pereza y es normal, no hay que castigarse. Llegas a casa y no apetece, tal cual.

Solución: Esta medida es drástica y engloba un poco las anteriores pero si ninguna solución te ha servido para salir a entrenar a mí me funciona otra… PAGAR. cógete un entrenador, apúntate a un nuevo gimnasio o cómprate ropa nueva para estrenar pero siéntete culpable si no sales a la calle. Una vez cojas la rutina estará hecho pero hasta que la cojas… ¡PAGA!

Como decía una campaña de Reebok, «sé más fuerte que tus excusas».. ¿A qué esperas para entrenar?

2 comentarios sobre “Cinco buenas excusas para no entrenar… y sus soluciones

  • el 9 diciembre, 2015 a las 13:06
    Permalink

    Yo tengo otra solución infalible: agarrar la presunta chichilla al deportista de turno. Después de que la sorpresa, la pena y la indignación recorran su cara se calza las deportivas y se va a hacer lo que sea que crea conveniente.

    Respuesta
    • el 10 diciembre, 2015 a las 11:24
      Permalink

      jajajajja, no me digas que eso te ha pasado bolly.¿¿ te han agarrado carnaza???

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *