Los Reyes Magos vinieron vestidos de triatletas y cargados de ilusión

sudadera-ironbolly

Uno de mis días favoritos del año es el día de Reyes. Es una bonita tradición y que en mi familia tiene un significado especial. Cabalgata de Reyes, roscón al llegar a casa, preparar zapatos, un ágape para sus majestades, algo de agua para los camellos y a la cama muy pronto y muy nervioso. Lo que empezó cuando éramos unos niños continuó con el paso de los años y ahora, ya fuera de casa, lo intento mantener.

No me da vergüenza decir que yo creo en los Reyes Magos y, como tal, me pongo nervioso para saber si me traerán las cosas de la carta que mando a los Reyes (sí, hago carta a los reyes)., y este año, lleno de proyectos deportivos, no iba a ser menos. Melchor, Gaspar y Baltasar bien pudieron llegar a casa en bici, corriendo o con el bañador puesto utilizando algunos de los muchos regalos que pedí…

Pese a que los camellos no bebieron el agua que dejé para ellos, si el trío mágico llego haciendo deporte debió ser con su propia ropa porque la mía venía sin usar. Muchas cosas para hacer deporte, para motivarme y planear locuras e incluso para grabarlas. Sí, a la vista de lo recibido he sido muy bueno…

Para correr sus majestades me trajeron un regalo estrella: una camiseta para correr de Asics serigrafiada con el logo de Ironbolly y el perfil de Twitter. Una chulada solo a la altura del Rey Baltasar. Para montar en bici un casco con el que evitar daños en mis pedaladas más torpes y una chaqueta con la que estar calentito en los entrenamientos más fríos del invierno y para grabar, tanto las carreras como las pedaladas e incluso en las brazadas más angustiosas, una cámara SJ4000, que es una GoPro mas humilde pero que a mi me sirve como si fuera la última novedad del mercado.

Para cuando no entrene activamente y esté en el sofá descansando, libros. ‘Las 400 mejores carreras del mundo’, para planificar locuras (el Maratón de Sevilla está entre ellas), una agenda también personalizada con el logo de Ironbolly donde, de momento, ya están marcadas las dos grandes carreras del año, y el libro de Kilian Jornet ‘Correr o morir’, del que por ahora solo he leído las dos primeras páginas y son brutales…

Sí, pensaréis después de leer esto que normal que sienta devoción por los Reyes pero es algo que va más allá de los regalos, porque además reconozco que no he sido tan bueno para recibir tanto pero por algo son magos… Ahora solo queda disfrutarlos, y hacer kilómetros. Igual, corriendo, nadando, o en bici, algún día puedo cruzarme con ellos y darles las gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *