Gómez Noya responde a todos los que le quieren ver ante Frodeno en un Ironman

Javi Gómez Noya ha respondido a todos los que le ven en la larga distancia como gran alternativa a Jan Frodeno. El propio alemán es consciente de que el español será la gran amenaza en los próximos años, pero Gómez Noya ha respondido siendo muy claro con todos los que le quieren ver ya en el circuito Ironman. “Hay que hacer lo que más te motive independientemente de las opiniones que puedas tener desde fuera. La larga distancia y competir contra Frodeno y otros atletas me motiva, pero cada cosa a su tiempo”.

El gallego abre así las puertas a la larga distancia, pero en sus palabras también deja entrever que este año al menos no es lo que más le apetece. “Haré incursiones”, “no descarto hacer uno” o en un futuro acabaré ahí” son sus palabras cuando se le nombra una distancia que no sale aún de forma natural de su boca, hay que sacárselo. Gómez Noya prefiere por el momento el corazón desbocado de la distancia olímpica. Su gran objetivo.

No esconde Noya, en un triatlón solidario de Bridgestone, que “su objetivo es estar en lo más alto en las Series Mundiales, quiero volver a mi mejor nivel y disfrutar de la competición”. La caída en bici que le dejó fuera de los JJOO de Brasil le ha marcado y ha sido dura, reconoce, pero ahora disfruta como un recién llegado a la élite del hecho de entrenar y volver a su rutina de vida, “volver a competir contra los mejores y estar en la pelea. Es lo que mas me gusta de mi deporte”.

“Me siento un privilegiado de hacer lo que me gusta, es la profesión que más me gusta y es lo que quiero seguir haciendo”, señala Noya, que no duda en recordar sus inicios hace 20 años y asegura que “si mi nivel no fuera el suficiente como para dedicarme profesionalmente al triatlón pues tendría un trabajo y tendría esto como afición porque me gusta”.

Ni la distancia Ironman ni los JJOO de Tokio son competiciones en las que Gómez Noya quiera poner demasiado optimismo, al menos de cara al periodista que escribe. No descarta ni la primera a corto plazo ni la segunda a largo, pero la experiencia le ha enseñado a ir día a día marcando sus objetivos. “Saldré de zona de  la zona de confort en algún momento para los 226 km”, pero en Tokio no piensa porque “voy año a año, no me marco objetivo a 4 años vista”.

Que sea prudente no quiere decir que no quiera seguir compitiendo muchos años. Gómez Noya pone como ejemplo a Craig Alexander, que en 2011 consiguió con 38 años el récord del Ironman de Hawái con un tiempo de 08:03:56. “Se puede ser muy muy competitivo y si las lesiones y los problemas te respetan puedes alargar bastante tu carrera deportiva”, señala el triatleta gallego.

Gómez Noya asegura que ahora “la gente se cuida más, entrena mejor, hay mas métodos de recuperación y el atleta cuida más su cuerpo que en otras épocas así que las vidas deportivas se alargan”.

En busca de ese mejor rendimiento Gómez Noya viajó con Carlos Prieto a Cáceres a realizar la primera parte de su preparación esta temporada. Allí probó el entrenamiento en altitud, “algo que nunca he hecho y todo el mundo ha probado, y estamos viendo como se adapta mi cuerpo por ver si es un arma a utilizar en algunos momentos de temporada y así no ir a ciegas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *