Diario de Carlos Aznar desde el Ironman de Hawaii: Subcampeón del Mundo de GGEE

Brutal. Increíble. Completamente memorable. Así se puede resumir la carrera de Carlos Aznar en el Ironman de Hawaii. El triatleta madrileño quedó subcampeón del mundo de su Grupo de Edad (30-34) y fue el tercer mejor triatleta de todos los grupos de edad que competían. Para que el que no le quede claro tanto grupo y tanta edad, Carlos Aznar quedó 39 en el Ironman World Championship, por delante de muchos profesionales. Una carrera para enmarcar que nos cuenta para cerrar este diario de sus estancia en Hawaii. Menudo broche de Oro… ¡GRACIAS POR TODO CHARLY!

«Muy buenos días a todos. Qué deciros… Estoy en una puta nube. Para que os hagáis una idea, el día de la carrera nos levantamos a las 4 de la mañana para intentar desayunar tres horas antes de la salida. Tomé mis papillas, café, un par de plátanos y nos fuimos a boxes.

Nuestra salida era a las 6:55h de la mañana y  fuimos con tiempo porque se tarda en que te marquen los números, colocar la bicicleta, hinchar los tubulares un poquito, revisar comida, las herramientas y esperar a salir…

Una de las cosas  críticas de esta carera es la natación porque sale mucha gente, todos en paralelo, y las mejores zonas para colocarse es del centro a la izquierda, si no quieres cobrar mucho, y del centro a la derecha si quieres disputar y ahorrarte metros… Yo me coloqué en el centro y la verdad es que tuve una natación bastante limpia con algún que otro golpe, me pararon el Garmin un par de veces, pero luego bien. Mantuve ritmo, fui muy constante y creo que me salió la media a 1:32 el 100 que estaba dentro de lo previsto.  Me hubiese gustado nadar más rápido pero es lo que hay…

Salí del agua y una de las costumbres que tengo es hacer transiciones muy muy rápidas porque a veces nos matamos a entrenar nadando y se nos olvida que las transiciones también cuentan,  así que no me había dejado nada en la bolsa de transición. Dejé el casco y las zapatillas puestos como si fuese una carrera de corta, metí el traje trampa echando leches en la bolsa y pillé la bici.

Tenía previsto hacer una media de 230 vatios en la bicicleta y la verdad es que los primeros 20 kilómetros se hicieron muy fáciles porque tienes un repechillo al comienzo donde suben y luego una zona  favorable, y la verdad es que lo conseguí meter. Luego entramos en una zona más complicada porque empezó a entrar viento de frente y ahí empezó a picar la cosa. Hubo que regular pero pasé a bastante gente y me sentí muy bien.

Tenía la referencia de que en uno de los puntos de giro había un par de españoles por delante mío y el objetivo era acercarme a ellos lo máximo posible porque les conozco, he competido más veces, sé cómo van y al final les cogí cuando llegábamos a Hawi, en el km 90. Ahí iba con 231 vatios y afrontando la bajada la verdad es que íbamos volados… Salvo un tramito que nos pegaba el viento de cara, las sensaciones fueron muy buenas.

Cogí otro grupo delante en el que estaba mi compañero Iván Cáceres y seguí manteniendo el ritmo y la verdad es que en los últimos 20 íbamos en un grupete bastante numeroso, manteniendo las distancias y me guardé unos cuantos vatios. Al final me salieron 227 que estaba más que bien.

Una vez más transición muy rápida tras dejar la bici y veo que desde la primera zancada me encuentro muy bien a diferencia del año pasado. Voy bien de ritmo, de respiración, el estómago va perfecto y me calzo gorra, gafas, zapatillas, pillo los geles y hago toda la primera parte de la maratón, unos 12 kilómetros, por debajo de 4 minutos todo. No paré en ningún avituallamiento para intentar coger algo de renta de tiempo sabiendo que luego la parte dura es la final, la que entra por la Queen K, por la Energy Lab y veo a mi mujer,  mis compis de Diablillos y la verdad es que me encuentro muy bien.

En el punto de giro veo que le llevo bastante tiempo a la gente a la que iba pasando y consigo que no me adelante nadie en toda la maratón, la verdad es que una maravilla. Pasé una pequeña crisis en el 17, más o menos, que fue una bajada de glucosa. Necesitaba meter más y reduje el tiempo de los geles en lugar de cada 5 km cada 4. Me fue genial porque llevaba cinco geles más dos que me había dejado en el avituallamiento especial del 27 y con eso cubrí  toda la carrera…

Y ya los últimos seis kilómetros me cantaron que iba no solo podio en mi Grupo de Edad sino entre los cinco primeros de todos los  GGEE y ahí apreté un poco más. Con lo que me quedaba pasé a dos chavales más, y a dos kilómetros de meta me dijeron que llevaba al segundo de todos los GGEE a un minuto pero ya se me hacía imposible, intenté apretar y al final a 4:08 el km la maratón, super, super regular.  La última parte se me fueron un poquito más los parciales a pie porque caminé en los avituallamientos pero lo que es el tiempo en movimiento todo por debajo de 4 así que estupendamente.

Como me habían parado varias veces el Garmin no sabía que iba en sub9 y hasta que no llegué a meta prácticamente no era consciente. Ahí me encontré a mi mujer, me pare a dale un beso y me dijo, «tira pa’lante» que tienes el sub9 ahí… y al final 8:58.

Es un sueño hecho realidad y quería agradeceros a todos el seguimiento que me habéis hecho.

Un beso desde Hawaii… Aloha»

Así fueron sus sectores y transiciones:

Carrera Aznar

 

Un comentario sobre “Diario de Carlos Aznar desde el Ironman de Hawaii: Subcampeón del Mundo de GGEE

  • el 10 octubre, 2016 a las 10:39
    Permalink

    Un ejemplo para mi hijo oscar de Diablillos de Rivas

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *