Mario Mola es Campeón del Mundo en una final historica

Muchas crónicas que estarían para enviar a imprenta habrán tenido que borrarse y escribirse de nuevo. Muchos de los ‘madres mías’ y  de los lamentos que estarían reflejados en esas páginas de periódicos estarán siendo sustituidos por felicitaciones y brindis de champagne ante el campeonato del mundo conseguido por Mario Mola en Cozumel. El mallorquín llegó en quinta posición en una carrera que ganó Schoeman con Jonathan Brownlee segundo y su hermano Alistair tercero. Todo parece normal hasta aquí, pero hacía solo ‘500 metros’ la historia era muy diferente.

Los hermanos Brownlee habían dominado la carrera de principio a final. Habían nadado muy bien, pedaleado mejor y en la carrera a pie habían dado la estocada definitiva. Alistair se vació para su hermano Jonathan, que dio su habitual estocada a la carrera a falta de cinco kilómetros, tal y como había hecho mes y medio atrás en Río. Todo parecía perdido y en la cara de Mario Mola se veía la  frustración de ver cómo se le escapaba un título en una temporada casi perfecta.

Ya estábamos recogiendo para ir a dormir cuando Jonathan comenzó a correr extraño. El correr raro pasó a ser dar unos saltitos extraños y de ahí al tambaleo. Quedaba muy poca distancia pero por detrás venían Schouman y Alistair fuerte e iba a necesitar correr para llegar primero. En ese momento ya no recogíamos, mirabamos la pantalla alucinados cuando veíamos que Jonathan  caía redondo en los últimos metros. tuvo que ser ayudado por un miembro de la organización.

Y ahí tuvo lugar la imagen más impactante del mundial y de los últimos años. La imagen que mañana conseguirá que el triatlón aparezca en algo más que una breve reseña en el telediario. Alistair Brownlee se echó a su hermano al hombro y le llevó a la meta, literal.  Jonathan no hubiera llegado solo y cuando Schouman celebraba el la victoria, Alistair todavía intentaba que su hermano llegara a quedara segundo.

Ese gesto de amistad, hermandad, compañerismo que hemos tenido todos con nuestro amigo, nuestro compañeros lesionado, con nuestro hermano, tuvo lugar en los últimos 200 metros de la final de las Series Mundiales en Cozumel. En esos 500 metros todos nos hicimos un poco más de Alistair Brownlee, todos quisimos tener el orgullo del británico, los huevos si me lo permiten, se nos encogió el corazón y aunque Jonathan perdió el mundial Alistair nos ganó a todos.

Mario Mola llegó a meta poco después proclamándose campeón del Mundo, cuando a Jonathan le retiraban en camilla. Ya nadie nos acordábamos de que la carrera estaba perdida y que ocurría exactamente lo mismo que en los JJOO donde la falta de planificación como equipo dejó a los españoles sin opciones. Solo había dos imágenes: un Jonathan Brownlee con la cara desencajada y un Mario Mola que aunque reconocía que «no era la manera como quiero ganar», era Campeón del Mundo de Triatlón.

Un comentario sobre “Mario Mola es Campeón del Mundo en una final historica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *