Maratón de Sevilla (Entrenamiento 17): Tirada larga con las empresas

carrera-empresas

Entrenamiento 17 (Tirada larga): 8 a R2 y 6 a R3 (14 kilómetros)

El domingo me había apuntado a la Carrera de las Empresas que empezaba a las 9 en Nuevos Ministerios junto a varios compañeros del trabajo. No había manera de ajustar los ritmos del entrenamiento a no ser que saliera a hacer 8 km antes de correr la carrera así que eso hice. Aunque pueda parecer algo normal, he de decir que tuve cena de navidad el viernes, algo que ya os contaré (sorpresa) el sábado por la mañana, comida-merienda de navidad el sábado y el domingo tras la carrera otra comida de navidad. Correr 14 kilómetros no entraba en la línea de ocio y fiestas del fin de semana pero no valían las excusas.

El sábado a las 11 de la noche me quedé dormido agotado tras un plato de pasta, el despertador sonó a las 7:50 y lo primero que escuché tras abrir los ojos fue la lluvia. Por si faltaba algo que pudiera complicar aún más el día ahí estaba el tiempo, por si había alguna excusa que no se me ocurriera para seguir durmiendo, la meteorología ponía de su parte. Me levanté aún así… Me puse las mallas, camiseta térmica, las zapatillas viejas que uso para días embarrados y a la calle.

Escuchando ‘El partido de las 12’ de Cope del viernes (no era mala porque jugó el Madrid) me fui directo a El Retiro bajo la lluvia. En un principio era más intensa, luego se fue normalizando pero llover llovía y no eran las mejores condiciones… Entré a El Retiro por Menéndez Pelayo y en toda la vuelta al parque me crucé con dos personas. Eran las 8:15 de la mañana, llovía y hacía frió. Nunca antes había corrido tan solo por allí. Quizá en el parque podría haber 20 personas pero para ser sinceros lo disfruté.

Di una vuelta y salí por la puerta de Alcalá, cogí todo Serrano y en María de Molina encaré la Castellana. Llegaba tarde a la carrera así que subí el ritmo junto a otros corredores que tampoco habían calculado bien las horas aunque supongo que iban más frescos que yo que ya sumaba 7 kilómetros. Llegué a la salida y todavía los casi 5.000 corredores no habían comenzado a recorrer las distancias, 6 y 10km. En lo que aquel chorizo de gente empezaba a moverse yo trotaba en los aledaños de la salida, no quería pararme. Pretendía hacer los 14 kilómetros sin parar y lo conseguí salvo una momento que me paré a charlar con una amiga. Esas paradas están siempre permitidas.

Esos 8 primeros kilómetros había corrido a 5:25 el kilómetro y tocaba subir el ritmo. La carrera fue complicada al principio. Mucha gente, mucho corredor no habitual y montonera al comenzar así que el primer kilómetro fue casi de obstáculos. A partir del 2 algo mejor pero mucha gente. Subí el ritmo, aproveché carril-bus y a tirar… Como duele la Castellana con esa cuesta arriba complicada, que poco a poco te va minando las piernas y la cabeza. Al final alcanzamos Plaza de Castilla y en la vuelta crecí.

Quería clavar los 30 minutos, a 5 el kilómetro y no iba nada mal… La gente también notó la bajada y todos fuimos más rápido. Cuando vi que cruzábamos el kilómetro cinco miré el reloj y tenía que apretar para ajustar el tiempo, me dejé el alma en esos 1.000 metros. Dolían las piernas y el estómago pero finalmente crucé la meta en 30:32 cansado, con ganas de vomitar y reventado…. Dejé el chip, me tome el plátano para recuperar, una bebida isotónica y volví a mi ser. Creo que no iba bien alimentado para correr esa distancia pero terminé contento. 14 kilómetros y todo va sumando ante el gran objetivo de Sevilla.

Tras esto a comer con buenos amigos y a pensar en una dura semana de entrenos, tocan 5 sesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *