Diez razones para perder el miedo a llegar el último en una carrera popular

Empezar a correr cuesta, no hay que engañarse, y uno de los grandes miedos al apuntarse a la primera carrera, muchas veces engañado por amigos, familia o pareja, es el temor a terminar el último. Te damos varias razones para que le pierdas el miedo a esa última plaza.

1- Corres contra ti mismo

Corre solo pensando en tí. En disfrutar, en pasar un buen rato, en mejorar tu última marca, en intentarlo, en lograr tus primeros 10K, o media maratón, o los primeros 42 km. Si no, corre por ayudar a un compañero, por reírte, por sufrir un poco menos, por entrenar… Solo corres tú. Olvídate de los maratonianos que cuando tú sales casi están llegando, de tu amigo el que te engañó para salir la primera vez y nunca subestimes a ese gordito que ves en la salida y al que crees que superarás sin problema (¡ENGAÑAN!).

2. Tan meritorio es llegar el primero como el último

Levantar los brazos al cruzar la meta es tan difícil como levantarlos el último. Ya que hay que destacar… ¿por que no utilizar la formula menos usual? Si tienes que andar anda, si nadas y tienes que ir a braza o de espaldas hazlo y si en bici tienes que echar el pie al sueño ponlo. Lo importante es terminar, luchar contra las dificultades, superarte y llegar, da igual la posición.

3. Recibirás tantos ánimos como el grupo de cabeza

El primero ni escucha los ánimos del público, va demasiado rápido. Cuando el público grita el clásico «VAMOS MAQUINAAAAA!, al empezar la segunda palabra ya ha perdido de vista al corredor y sin embargo tú, tras sufrir durante horas, podrás recrearte en el último kilómetros. Disfrutar de los ánimos, llegar en volandas a meta, chocar la mano con cada niño y adulto que te la ofrecerá, colocarte bien la camiseta y atusarse el pelo antes de cruzar la meta sufriendo, cansado, roto y emocionado. El público está contigo y escuchas en «vamos máquina» de principio a fin.

4- Estás corriendo, muchos ni siquiera lo hacen

¿Cuántas veces has escuchado la frase «yo no puedo hacer eso»?,  «¿de dónde sacas el tiempo para entrenar?» o «yo mejor me quedo tomando una cervecita». Tú has dedicado tiempo, esfuerzo y realizado sacrificios para conseguir tu objetivo. Cuando llegues el último en una carrera piensa que algunos ni si quiera tuvieron voluntad para levantarse del sofá.

5- No todo es la carrera

Hasta llegar a ese momento en el que te juntas con miles de personas en la salida han pasado muchos momentos, no siempre buenos, has conocido gente, has hecho amigos, has entrenado con lluvia, sol, frío y calor. Tan importante es la meta como lo que aprendes por el camino, y con quien lo compartes. Si llegas el último y un compañero de club el primero no tengas dudas de que la cerveza postcarrera os las tomareis juntos.

6- Las carreras populares no son para los atletas

Las carreras están bien organizadas. Salir antes o después no es por capricho sino para que los corredores más rápidos no se vean ralentizados por otros menos veloces. No te preocupes por salir detrás del todo, o que te adelanten. No estás en los juegos olímpicos sino en una carrera popular en tu ciudad, muchas para enganchar a corredores. Están hechas para ti más que para superatletas. Disfrútalas como si fueras profesional.

7- La camiseta de recuerdo.

¡No se acaban! Llegues primero o último tendrás tu camiseta de recuerdo de la carrera. Algunas incluso se reparten antes de que empiece para que vayas a juego con otros 5.000 corredores. Aunque las acumules en el armario, la de la primera carrera, normalmente tu peor resultado, siempre tiene un significado especial.

8- No es necesario correr una maratón

«Algún día correré un maratón» se escucha a muchos corredores… Pues no tienes por qué. Si le coges el gusto a correr irás mejorando y probando nuevas distancias pero si empiezas a correr solo para terminar un maratón… mal vamos. Disfruta una carrera de 5K y 10K y luego lánzate a distancias mayores. Corre lo que puedas y cómo puedas, lo importante es sumar, aunque sea poco a poco.

9- El que ríe el último ríe mejor

Qué bien nos viene este refrán. Quizá cuando llegues a la meta, el primero ya haya tenido bronca con su pareja por dejar la casa desordenada esa mañana, o le ha sentado mal el copioso desayuno post carrera, o tenga más dolores que tu el primer día de gimnasio. En ese momento tu sonrisa y tu felicidad es única. ¡Disfrútala y que te hagan fotos!

10- Vas a repetir…

Tanto si quedas el primero, en el medio o el último hay muchas opciones de que repitas. El ambiente es inmejorable, las sensaciones serán buenas y siempre está ahí el afán de superación. Disfruta de tu primera carrera, saboréala, y quedes como quedes… ¡Ve a por la siguiente!

2 comentarios sobre “Diez razones para perder el miedo a llegar el último en una carrera popular

  • el 27 noviembre, 2016 a las 10:52
    Permalink

    Gran Blob!, voy a seguirte porque estoy recurriendo un sendero vital parecido.
    Yo llegué el último en mi primer triatlón sprint, este mes de mayo 2016 en Benalmádena, a 2h:06′. Casi no sabía nadar, fui a braza sin meter la cabeza en el agua, en bicicleta híbrida que pesaba el doble de la normal de carretera, y la carrera a 8′ por el cansancio acumulado. Pero en mi vida me han dado más aliento ni apoyo, ni me he sentido mejor por llegar el último a algún sitio.

    Después de un verano entrenando, sobre todo natación, he hecho dos triatlones más, ya en 1:27, y se que salvo lesión o problema mecánico, no volveré a llegar el último en esta distancia, ya formo parte del «grupete». Pero probablemente recuerde ese primer triatlon como uno de los mejores, de los más épicos. Quizás el más importante, porque era el iniciático. Como tú dices en tu blog, ahora se trata de disfrutar por el camino. No creo que haga un iron man, sobre todo por el sacrificio de mi familia, pero qué mas da. Lo importante es avanzar disfrutando del paisaje.

    Respuesta
    • el 28 noviembre, 2016 a las 14:11
      Permalink

      Ese es el objetivo… Me alegro que te sientas identificado y con las mismas ganas que yo de ir mejorando y aprendiendo día a día. Es nuestra meta: disfrutar.
      Un abrazo!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *